7/11/09

De conciertazo en conciertazo y tiro porque me toca


La semana pasada tuve el placer de disfrutar por segunda vez en directo de Los Coronas, esta vez a cubierto, en la sala Nasa. Un exquisito concierto de más de dos horas de duración, grabado para Radio 3. Al salir los cinco componentes del grupo con sombreros de cowboy al escenario, Fernando Pardo anunció que se encontraban en su etapa vaquera y comenzó el espectáculo, con un juego de luces increíble, produciendo una sensación de película del oeste. El concierto incluyó el mítico momento en que Fernando y David se ponen pecho contra espalda y la lían parda (click aquí para ver un ejemplo). Tras un par de chistes y bromas, de que Lozano se marcase una versión surf de un ritmo de reggaeton (increíble) y de dos bises, el concierto terminó dejando un gran sabor de boca. Por cierto, los rumores de que se separan son completamente falsos.

Y una semana después, esta vez en la Capitol, disfruté como nunca con el conciertazo de James Hunter, “una de las mejores voces y el secreto mejor guardado del R`n´B y Soul Británico”, en palabras de Van Morrison. Más de hora y media de espectáculo a cargo del vozarrón de James acompañado de unos excelentes músicos. Todo un conciertazo.


Y por el medio también tuve la oportunidad de ver a Al & The Black Cats. Un concierto divertido pero sin mucha más transcendencia. Cayó versión de los Misfits y momento fuego en el ride (aunque el batería tampoco es que lo aprovechara mucho, la verdad).


Y esto solo una muestra de la cantidad de conciertos que están viniendo últimamente. Y lo que queda por venir.

No hay comentarios: