3/8/09

Hasta pronto

Después de nueve duros meses de extenuante trabajo dedicados al blog, creo que un servidor se merece un descanso. Los que me conocéis bien sabéis que he pasado un año bastante agotador, en el que he ido sacando tiempo como buenamente puede para dedicarlo a este nuestro blog. Un año de esfuerzo, trabajo, arrojo, voluntad, ahínco, tesón, dedicación a… esto… Bueno, los que realmente me conocéis sabéis de que hablo.

Así pues, voy a tomarme unas merecidas vacaciones, incluyendo en ellas a este modesto espacio que con el sudor de mis dedos he creado en la inmensidad de este mar llamado Internet.

¡Pero tranquilos! No os dejo solos. Nunca me atrevería a hacer algo semejante. ¿Qué haríais vosotros en ese pequeño tiempo que le dedicáis a visitarme? Algunos seguramente lo aprovecharían para leer algo realmente interesante, otros para tocar un poco más la guitarra, otros para charlar con sus padres, algunos incluso para alargar la paja de turno o, en el peor de los casos, para pasar más tiempo con vuestros respectivos cónyuges.

Pero que no cunda el pánico, porque jamás os veréis en esa situación. Os dejo en buenas manos. Un íntimo amigo será el encargado de llenar vuestros ratos muertos durante mi ausencia con un encargo que le he hecho y con lo que él buenamente disponga.

Sin más dilación, me despido hasta pronto. Próximamente tendréis noticias de mi fiel substituto.

Au revoir!

¡Volveré!

No hay comentarios: