3/2/09

El día que la música murió.


Hoy, 3 de febrero de 2009, se cumplen 50 años del fatídico día en el que tres grandes estrellas pasaron definitivamente a la historia.

Hablo, por supuesto, de Ritchie Valens, Buddy Holly y The Big Bopper.

El 2 de febrero de 1959, estos tres genios se encontraban de gira por Estados Unidos con otros músicos, a bordo de un incómodo autobús desprovisto de ningún tipo de sistema de calefacción. Buddy Holly, de tan solo 22 años, cansado de viajar en esas malas condiciones a causa del frío y las largas horas de viaje, decide alquilar una avioneta para desplazarse al siguiente destino y poder descansar antes de la próxima actuación. Fue la peor decisión que tomó en su vida, y la última.

La avioneta constaba de cuatro plazas y, estando ya reservadas una para Buddy y otra para el piloto, faltaba decidir quienes serían los otros dos elegidos que se librarían del tortuoso viaje en autobús.

Aquí las versiones varían. Algunas fuentes afirman que esas dos plazas iban a ser ocupadas por el batería Tommy Allisup y el bajista Waylon Jennings, pero que el primero cedió su puesto a Ritchie Valens, al que le hacía ilusión volar por primera vez en su vida, y el segundo se lo cedió a The Big Bopper, por encontrarse éste resfriado.

Otras fuentes aseguran que se lo jugaron a suertes, saliendo “ganadores” Ritchie y Bopper.

De cualquier modo, fuese como fuese, fue una decisión fatídica para ellos.

La madrugada del 3 de febrero de 1959, la avioneta despega pero, a causa de la inexperiencia del piloto y del mal tiempo, poco después se estrella.

Nadie sobrevivió al accidente.

Así pues, con la muerte de, Ritchie Valens, de tan sólo 17 años, autor de la Bamba; Buddy Holly, de 22 años, artífice de That´ll be the day; y The Big Bopper, célebre por su Chantilly Lace, el 3 de febrero de 1959, la música murió.

Así lo cantó Don McLean en su conocidísimo American Pie.




"And in the streets: the children screamed,

The lovers cried, and the poets dreamed.

But not a word was spoken;

The church bells all were broken.

And the three men I admire most:

The father, son, and the holy ghost,

They caught the last train for the coast

The day the music died."


Larga vida al Rock ´n Roll.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Triste pero bonita historia :__