24/11/08

Lunes, 24 de Noviembre, año 30 D.F.


Encontrábame yo hace no muchos días en un bar cuando capté una conversación de mis vecinos de mesa, los cuales estaban hablando de la filosofía presocrática (sí, ¿qué pasa? Voy a bares muy cultos).

Al oírlos hablar una llama de indignación prendió en mi interior. Y ustedes se preguntarán ¿Por qué? Ellos son muy libres de hablar de lo que les plazca. Completamente de acuerdo. No era el contenido de la conversación lo que me indignaba, si no la manera en que la historia ha tratado a los presocráticos.

Llamarlos “presocráticos”. Menuda falta de respeto. Está claro que este nombre no se lo pusieron ellos mismos. No me imagino a un filósofo llamándose así mismo de ese modo:

- Buah tron, ¿y tú que eres?
- Pues yo soy presocrático.
- ¿Pre qué?
- Presocrático. De antes de Sócrates vaya.
- ¿Y quien es ese tal Sócrates?
- No lo sé porque aun no ha nacido, pero se comenta que será un gran filosofo y que pasará a la historia por sus grandes teorías y con la maravillosa anécdota de que, pudiendo escapar de su condena de muerte por no reconocer a los dioses atenienses, prefirió morir dignamente bebiendo cicuta dando así una gran lección al mundo, dejando a nosotros, los filósofos anteriores a él, en un humillante segundo plano.

Pues no señores, no. Lo de presocráticos se lo pusieron después y a mi me parece una completa humillación. Me imagino a los señores que les ponen el nombre a las cosas decidiendo como vamos a llamar a esos filósofos:

- Y estos… ¿qué hicieron?
- Bueno, no se, creo que no gran cosa…
- ¿Y de que época son?
- De antes de Sócrates.
- Pues ya está, los llamaremos presocráticos.

Pues a mi ahora me sale de las narices que a los socráticos los voy a llamar preplatónicos y a estos, preortegaygasséticos, con dos cojones.

¿Y a todo lo de antes de cristo? Ante cristo. Así la Virgen María sería la Virgen antecristo (ya que estaba antes de Cristo) y nuestro Señor sería el Dios Ante Cristo.

Y ya que estoy metido en estas lides nominales propongo, ya que estamos en una sociedad laica, que se deje de medir todo en función del nacimiento de Cristo y que se empiece a medir, qué se yo, a partir del nacimiento de Falete (tan de moda estos días).

Así, por ejemplo, el descubrimiento de América tendría lugar en el 486 A. F. (antes de Falete).

¿No les parece razonable? A mi, desde luego que sí.

No hay comentarios: