10/11/08

Consejos molones para ser un tío guai. Parte I.

Hoy en día lo más importante es ser persona antes que nada. Pero no una persona cualquiera, hay que ser una persona guai, la más guai de la ciudad y de gran parte de tu comunidad. Pero ser un tío guai no es fácil. Para ello, aparte de un aspecto actual y desenfadado, tienes que ser la persona que más sabe de todo, en especial de música y cine, que son dos de las partes de la cultura que más molan.

El consejo de hoy gira en torno al cine. Si bien ser la persona que más sabe de cine te ayudará a ser una persona molona, saber tanto de cine como para que te consideren un cinéfilo respetable no es sencillo. Podrías pasarte horas y horas leyendo libros sobre cine, días y días y muchos más días viendo películas hasta tener cierta base que te permita defenderte con soltura en una conversación entre cinéfilos.

Pero este es un proceso lento y doloroso y tú tienes prisa: tienes que molar ya.

Así que mi consejo es que aparentes saber mucho de cine. Siguiendo un sencillo truco podrás ganar cualquier batalla verbal en torno al cine.

Ponte en situación: Estás hablando con una o más personas sobre cine, sobre una película en concreto. Tú, a pesar de que has visto la peli, no tienes ni zorra de por dónde atacar. Así que lo mejor será que juegues al despiste. Introduce en la conversación otra película que controles (no tienes ni que haberla visto, basta con que hayas leido dos curiosidades y la sinopsis en wikipedia) y que no tenga absolutamente nada que ver con peli en cuestión de la que estabais hablando. De este modo desconcertarás a tus interlocutores que, lejos de descubrir que eres un gañán sin idea de cine, pensarán que eres un auténtico genio dotado con una sensibilidad especial que te permite relacionar dos películas aparentemente tan dispares.

Lo has logrado. Los has dejado completamente descolocados. Esto te pone en una situación privilegiada. Ahora es el momento de atacarles y hundirles del todo porque, por si aun no lo sabes, para que parezca que tú eres el más cinéfilo del barrio no tienes que demostrar lo que sabes, si no que tienes que humillar al contricante desmostrando que no sabe absolutamente nada. Si por casualidades de la vida topas con un tipo que se intenta defender y trata de encauzar de nuevo la conversación por dónde iba antes de que tú sembrases el caos, atácale directamente a él, elevando el tono de voz si fuera necesario, diciéndole que solo sabe hablar de esa película porque tiene en un pedestal al director. Si juegas bien tus cartas, el mosqueo que causarás en tu interlocutor será suficiente para desacreditarle y zanjar la conversación diciendo:

"Yo es que no puedo hablar con un tío que se cabrea y me grita así, siendo esta su única manera de defender sus ideas."

Debido al desconcierto general que reinará a tu alrededor, nadie se percará de que tú fuiste el primero en gritar.

Es importante que esta conversación tenga lugar ante más gente que permaneza ajena a ella, así tu fama de tío molón se irá divulgando por la ciudad.

Vas por buen camino, cada vez eres más guai.

1 comentario:

Karla Poe dijo...

Jajajajajaja...
Bravo berto, bravo xDDDD
Ya sabes, ahora si voy a ser una true y te voy a hundir delante de tus colegas 8-)
xDDDDD
Ah, estyo en un ciber xD como ves no aguanto tanto sin internet xDD
Un beso capullo, sisi, capullo, que a ti no te echo de menos ;)